30/12/15

Cosecha, disfruta y siembra más...



Mira hacia atrás y…

Cosecha el amor que has sembrado y guárdalo en tu corazón…

Disfruta tus logros y guárdalos como cimiento de tu autoestima y tus futuras tareas…

Perdónate y perdónale por todo lo que no fue amor, liberando la amargura, no se guardará como rencor…

Mira hacia adelante y…

Proyecta tus anhelos en forma de metas para darles dimensión…

Fortalece tu intención en función de lo que planeas…

Convéncete de que todo es posible, todo aquello en lo que creas traerás a tu experiencia…

Mira tu presente y…

Contempla a quienes te rodean… son quienes has elegido acompañar… Ámalos ahora como quisieras que te amaran a ti…

Haz silencio para tu corazón escuchar, tu respiración cadenciosa llamándote a suspirar… un aliento profundo que te conecte con lo inefable, lo grande, lo que no se puede ver ni tocar…

Goza este momento único como si no hubiera antes ni después, ni pasado doloroso ni futuro con su ansiedad… Te sentirás libre, sin pena ni miedo, casi el Cielo en lo terrenal…

Desde mi pasado, mi futuro y mi presente, te saludo y abrazo con afecto en este cambio de ciclo anual

                      Alejandra Lucía Rotf

                31/12/2015  ...  1/1/2016


.

14/12/15

La paz perfecta (cuento Sufí)

Había una vez un Rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta.

Muchos artistas lo intentaron. El Rey admiró y observó todas las pinturas, pero sólo hubo dos que a él realmente le gustaron y tuvo que escoger entre ellas.

La primera era un lago muy tranquilo; era un espejo perfecto, donde se reflejaban unas plácidas montañas que lo rodeaban.

Sobre éstas se encontraba un cielo muy azul, con tenues nubes blancas. Todos los que miraron esta pintura pensaron que ésta reflejaba la paz perfecta.



La segunda pintura también tenía montañas, pero éstas eran escabrosas y descubiertas. Sobre ellas había un cielo furioso del cual brotaba un impetuoso aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo aparecía el retumbar de un espumoso torrente de agua.

Todo esto no se revelaba para nada pacífico.

Pero cuando el Rey observó cuidadosamente, vio tras la cascada un delicado arbusto creciendo en una grieta de la roca. En este arbusto se encontraba un nido.


Allí en el rugir de la violenta caída de agua, estaba plácidamente sentado  un pajarito en medio de su nido…



El Rey escogió la segunda.



Y explicó a sus súbditos el por qué:

“Paz no significa estar en un lugar sin ruidos, 
sin problemas, sin trabajo duro ni dolor. 
Paz significa que, 
a pesar de todas estas cosas,
 permanecemos calmados 
dentro de nuestro corazón”

La paz es el perfume de Dios.
Si estamos con Él y en Él, 
aún en medio del vendaval, 
tendremos paz.


Extraído de: http://www.guioteca.com/alma/la-paz-perfecta-cuento-sufi-para-entender-lo-que-significa-realmente/

Cuento y dibujo recreados en el Taller Pax in Pax 2014 (Pedagogía de la Alegría).