10/12/16

Soy Educador.... Quiero Ser Creativo...


La creatividad es un bien preciado por todos.  Y los educadores la tienen en muy alta estima, tanto para sí mismos como al contemplarla en los niños y adolescentes.  Aunque al mismo tiempo, se empieza a observar que los niños no saben qué hacer con su tiempo libre y no logran “crear” juegos para sí mismos que no provengan de la tecnología actual de amplia oferta.

La creatividad nos permite expresar algo, una emoción, un sentimiento,  una idea… de un modo diferente a como lo han hecho otros.

Quien crea, inventa o produce algo, que puede ser más o menos original que otras producciones, le guste o no a los demás, al generarlo se siente mejor.

Ser creativo es dar nuevas respuestas a los problemas, sean éstos nuevos o antiguos. Por ello es que podemos considerar a los problemas como motor de la creatividad.

Considerándola como inherente a la función educadora, hay quienes la consideran un motor de acción… para otros es el combustible que alimenta el trabajo diario…

Advertimos que tenemos momentos más creativos y momentos en que nos sentimos bloqueados. Esos momentos de “no puedo…” son estados que no queremos, no nos gusta “no poder”.

Consideramos esencial la motivación, pues ella nos arrastra a crear.  Ofrecer diversas motivaciones a quienes están bajo nuestra tutela educativa moviliza hacia la creación.

Y aunque hay quienes consideran que es la escuela misma la que obstruye la creatividad en los niños, la misión del educador no deja de ser fundamental y maravillosa. Su intervención puede generar bloqueos, es cierto, pero también puede despertar el genio creativo latente en todos los niños.

Si observamos a los artistas y a los artesanos, suelen estar sumergidos en el acto de la creación.  La sociedad los considera creativos por antonomasia.  Se puede inferir que lo son a causa de sus genes, del ambiente y el estímulo familiar en el que se criaron, o el haber encontrado en el camino de su vida ejemplos de adultos que fueron relevantes en ciertas áreas de la vida, o por estar continuamente desconformes…

Pero cuando se trata de nosotros mismos, si bien “sabemos” que somos creativos por naturaleza… solemos encontrarnos bloqueados en esas áreas en las que mucho nos deleitaría estar desenvolviéndonos. 


“Sabemos” que estar felices y estar relajados facilita la creación.
“Sabemos” que la necesidad y los problemas generan creación.
“Sabemos” que un momento de locura también nos puede llevar a crear algo…

Pero… ¿Qué es lo que nos impide ser naturalmente creativos todo el tiempo? 
¿Por qué no podemos crear?
                                     
De los Yoga Sutras de Patanjali:

“Los obstáculos que causan dolor son:
ignorancia, egoísmo, apego, aversión
y el estar aferrado excesivamente a la vida”

“La ignorancia es el productivo suelo
para los adormecidos y los oprimidos.”

“La ignorancia es tomar lo no-eterno,
impuro, penoso y no ser,
como lo eterno, puro, dichoso y el Ser.”

No ser creativo es ignorar cómo ser creativo. La ignorancia de cómo hacer algo es no poder crearlo.  Es esta ignorancia la que me causa dolor.   Quiero dibujar y no puedo…  Quiero pintar y no me sale… Quiero cantar… y me siento un perro…  Quiero hacer una torta y me queda aplastada…

“El medio de destrucción de la ignorancia
es la práctica ininterrumpida
del discernimiento

Discernir es separar, pasar por un cernidor.
Mi tarea es discernir por qué yo hoy no puedo crear.

“Los pensamientos son obstrucciones
y provienen de las impresiones”

Algo me impresionó  y me generó un bloqueo. Por ejemplo: el miedo a hacer algo… El miedo es una emoción causada por una impresión.  Algo me impresionó, con mucha probabilidad, en la infancia, y me generó un bloqueo en algún área de la vida.

Tornando conscientes nuestras trabas e inhibiciones, podemos cambiar nuestra condición y volvernos creativos nuevamente.  Algunos bloqueos, quizá, no podamos verlos, y para ello necesitaremos ayuda (Constelaciones Familiares, Biodecodificación, Terapias psicológicas…); pero otros, sí.

En la antigua Grecia, en la entrada del Templo de Apolo, en Delfos, aparecía una inscripción que ha sido fuente de inspiración para miles de generaciones:

“CONÓCETE A TI MISMO”









Es necesario: VER, ACEPTAR, PERDONAR e INTEGRAR lo que está en el PASADO.

Es necesario: ACEPTAR lo que Es, el PRESENTE.  Y prestar atención a lo que RECHAZO… porque quizá hay allí un atisbo de bloqueo.  Lo que me cause indiferencia, probablemente no tenga nada que ver conmigo, pues esta situación habla de no resonancia. 

Es necesario: Generar un IDEAL DE MÍ MISMO, para encontrarme o recrearme en el infinito CAMPO DE POSIBILIDADES que me trae el FUTURO.  Es importante ESCRIBIRLO, dado que la PALABRA tiene FUERZA CREADORA.

Para ello deberemos trabajar concienzudamente en 3 tareas:

  • -          la OBSERVACIÓN minuciosa e IMITACIÓN de la forma de ser y actuar de Personas que ADMIRO;
  • -          la PROYECCIÓN hacia delante con AFIRMACIONES de tono positivo, registradas por escrito;
  • -           la ASOCIACIÓN con personas que posean esas habilidades que admiro y quisiera para mí.


Para ver un poco más de cómo llevar adelante este Discernimiento, te invito a ver este video del Taller para el desbloqueo de la Creatividad, que realicé en la Escuela 185 de Bariloche el 1/12/2016.  Espero que lo disfrutes tanto como yo.

Ingresá a You Tube y Suscribite a mi Canal
¡Hasta la próxima!
Alejandra Lucía Rotf


.

28/10/16

Será para Bien... (Cuento hindú)



Será para Bien

Cuento hindú

El primer ministro del rey era un hombre de visión clara y gran ecuanimidad. 
El rey, por ello mismo, tenía enorme confianza en su ministro. 
A menudo el ministro decía ante un acontecimiento o circunstancia: «Será para bien.»

Pero he aquí que un día el rey estaba utilizando un cuchillo y se rebanó por completo uno de los dedos de la mano. 
El primer ministro, que en ese momento estaba presente, declaró sin perder la calma:
-Será para bien.

El monarca montó en cólera. ¿Cómo podía ser para bien que se hubiera cortado un dedo y una de sus manos quedara mutilada para siempre? Indignado y decepcionado, el monarca ordenó que metiesen en la cárcel al primer ministro. El ministro dijo:
-Será para bien.

Días después el reino fue conquistado por un reino vecino. El monarca del reino invasor ordenó a los sacerdotes que sacrificasen al monarca sometido a los dioses.

Iban a matarlo en sacrificio cuando descubrieron que le faltaba un dedo, por lo que tuvieron que desistir del sacrificio ritual, dado que no se puede sacrificar a los dioses un cuerpo imperfecto. 

Entonces el monarca vencedor dijo:
-En tal caso, sacerdotes, sacrificad al primer ministro.
Pero como el primer ministro estaba en prisión, nadie logró dar con su paradero. 

Pasadas unas semanas, fuerzas leales al monarca destronado reconquistaron el reino. 

Entonces el rey se dio cuenta de que su primer ministro había tenido razón. Gracias a su mano mutilada y a que el ministro estaba encarcelado, ambos habían salvado sus respectivas vidas. El rey llamó al ministro y lo abrazó.
-Perdóname -le dijo-; quiero que de nuevo detentes tu cargo.

Pero el ministro replicó:
-Señor, todo es tan contingente, tan inestable, que he decidido dedicar el resto de mi vida a la práctica de la meditación y la búsqueda de lo Sublime.

El monarca contestó:
-Será para bien.

El ministro repuso satisfecho:
-Habéis aprendido la lección.

El Maestro dice: 

La persona ecuánime sabe que a veces 
una maldición se torna una bendición 
o una bendición una maldición. 
Por ello, mantened la cabeza tranquila 
aun en las circunstancias aparentemente más dolorosas.

Fuente: Ramiro Calle

27/8/16

Recreos sin accidentes

Soy Alejandra Lucía Rotf, Autora del Libro “Pedagogía de la Alegría”

Te propongo ver este video en el que mi ponencia sobre los Recreos en la escuela  es un llamado a reflexionar y a la auto observación.

Gracias por tu escucha.

Si te gusta mi ponencia, por favor, compártela.

Suscríbete a mi Canal de You Tube para recibir novedades educativas y videos que colaboran con el crecimiento personal.
https://www.youtube.com/user/AlejandraLuciaRotf




3/7/16

Reflexiones después de un sopapo de realidad social


Estupefacta ante la avalancha de noticias desalentadoras acerca de la realidad política y socio-económica… quedé con una cierta sensación de tristeza.

Mi fuente noticiosa: un familiar que continuamente presenta con indignación los sucesos de nuestro país en las redes sociales.

Entonces me paré a observar los pensamientos y emociones que iban surgiendo en mí, con sus respuestas históricas y psicológicas.

La Historia Humana, como proceso, no es lineal, sino cíclica, se mueve como por una espiral.  Por eso no es raro que se repitan eventos del pasado, aunque varíen en los personajes y en la forma. Si le sumamos a esto el inconsciente colectivo y la energía planetaria y cósmica, nos sorprenderemos de ver enormes similitudes entre los emergentes históricos a lo largo de un siglo: veremos repitencias y recurrencias con plazos muy semejantes, dentro de un mismo país o incluso entre un país y otro. Por ejemplo: ¿Qué sucedía en Argentina – Chile – Uruguay en 1976 y años subsiguientes?  Lo mismo que en Sudáfrica y Australia.  Todo el Hemisferio Sur del planeta atravesaba procesos socio-políticos semejantes.

Casi invariablemente, un período de paz es seguido por uno de guerra, y luego otro de paz, y otra guerra, y así…; un período de florecimiento económico es seguido por otro de crisis y depresión económica, a lo que le sucede otro crecimiento… Es el movimiento de la energía en la que nos movemos en esta dimensión: Yin y Yang, que se suceden una a la otra a lo largo del tiempo.

¿Qué ventaja tiene ver o saber esto?  ¿Resignación?  Mejor no.  Pero sí acumulación de fuerzas emocionales, psíquicas y sobre todo espirituales para sobrellevar el sino.

Por otro lado – y volviendo al principio del planteo de lo que sentí con el sopapo virtual – teniendo en cuenta el Mapa de la Conciencia del Dr. David Hawkins, mi desaliento y tristeza son un nivel emocional inferior a la ira, el enojo, la indignación.  Por tanto, mi pariente, en este aspecto concreto de relación con los eventos socio-políticos, es más fuerte que yo.  No me alcanza la fuerza siquiera para enojarme.  Y si bien él se queda sólo en la furia y no va más allá, ambos estamos por debajo del verdadero poder emocional: el Coraje.

El Coraje es el horizonte que nos arranca de las emociones que nos debilitan e incluso enferman.  A partir del Coraje, uno empieza a pensar, sentir y obrar con poder, y las acciones repercutirán saludablemente en nosotros mismos y en nuestro entorno.

¿Cómo hago para llegar al coraje?  Y… si estoy en la desidia o en la tristeza, quizá deba enojarme un poco.  Y cuando esté en medio del enojo, ir más allá a buscar qué puedo hacer desde mi lugar y ponerme a hacerlo.

Un salto más rápido al nivel de Coraje es el camino de la espiritualidad, que podría obviar el paso por la ira.  Pero esto ya es otro tema, muy extenso e intenso, que quedará para otro momento.

Sólo compartí un par de reflexiones de todas las que pasaron por mi cabeza.  Seguramente tendrás muchas más.  Si quieres, compártelas en los comentarios.

Saludos afectuosos,

Alejandra Lucía Rotf

23/4/16

Película: El último viaje

Película recomendada para el fin de semana: "El último viaje"

¿Cómo puede una persona con capacidades físicas disminuídas
 aportar valor a tu vida?
¿Cómo se concreta el dicho "La fe mueve montañas"?

La vida de un joven, que iba a peregrinar a la Meca tiene un giro inesperado a partir de un gesto de solidaridad con una anciana.

Que la disfrutes y te inspire. 

Alejandra Lucía Rotf



18/4/16

Estar en paz con uno y con los demás

Estar en paz con uno y con los demás

    “Primero veamos el problema. El problema es que los seres humanos viven en confusión.  Si no comprendemos la naturaleza de la confusión y, como educadores, tratamos meramente de producir una mente buena desde el punto de vista  académico, descuidando el mundo psicológico, estamos creando inevitablemente desorden en la mente del estudiante.
    Una parte de la mente está asignando gran importancia a la corriente tecnológica y al cultivo del conocimiento, pero hay muy poca exploración interna o comprensión de la existencia humana.  Es la mente humana la que ha dividido estas dos corrientes en externa e interna.
   ¿Qué harán ustedes, como educadores, enfrentados a este problema de que nuestros estudiantes y nuestros educadores tienen una mente dividida?  Damos mucha más importancia al conocimiento científico y tecnológico, a la biología, a  las matemáticas, etc., y descuidamos al otro.  Hay una división entre estos dos conocimientos.  De esta división surgen la confusión, el desorden.  ¿Por qué dividimos lo externo y lo interno?  Lo externo es el síntoma de lo interno.
    Quiero descubrir si existe una manera diferente de aprender.”
Jiddu Krishnamurti
                                                                                                                                                      
   El diario convivir en la escuela se ve afectado casi continuamente por los roces, los malentendidos, contrariedades, discusiones, peleas… fruto de las emociones en desorden.

   ¿Cómo recuperar la paz en el aula?

  ¿Es posible estudiar o prestar atención cuando el motivo de malestar emocional está tan cerca, a un par de metros, tal vez, o sentado al lado de uno?

  Las emociones densas como el enojo o la tristeza prevalecen, de hecho, por su fuerza.  Para que aflore el placer de aprender, que genera un sentimiento de alegría y satisfacción, necesitamos condiciones previas:

·        Encontrarse a gusto en el lugar.
·        Estar en paz con uno mismo y con los otros.
·        Sentirse motivado para encarar la tarea de aprendizaje.

    Estas condiciones previas son netamente emocionales.  El docente atento a ellas puede encarar con éxito la enseñanza.

   En este capítulo abordamos la segunda condición: “estar en paz con uno mismo y con los otros”.   Tanto la primera condición, referida al lugar, que tiene relación con la belleza y la alegría, como la tercera condición, la motivación, se abordan en diversos capítulos de la Pedagogía de la Alegría.

La solución está dentro
La solución está afuera

   Uno no puede estar en paz con los demás si no está antes en paz consigo mismo.  Tanto el profesor como el estudiante han de estar en paz consigo mismos, lo cual significa un concreto amor a sí mismos, quererse tal cual uno es. En definitiva: autoestima.

   El efecto inmediato del amor es la alegría.  Cuando nos queremos a nosotros mismos estamos contentos.   Y con este amor y esta alegría, naturalmente queremos a quienes nos rodean.

   El no-amor a uno mismo tiene que ver con grabaciones que se encuentran en nuestro subconsciente.  Sanarnos con el amor implica perdonarnos a nosotros mismos.

Me perdono.  Me amo. 
Me perdono.  Me amo.

   Las heridas psicológicas que nos han causado terceros en el pasado (cercano o lejano) se perpetúan como dolor, resentimiento, indignación, o enfermedades en el cuerpo físico.  Sanarnos con el amor implica perdonar a aquellos que nos han dañado.
Los perdono y me libero.
Los perdono y me libero.

   El perdón, a uno mismo o a otros, es un acto de liberación que pacifica profundamente al alma, la mente y el cuerpo.

La solución está dentro
La solución está afuera

    En situaciones de conflicto, en que dos o más estén implicados, sin incluir a la mayoría del grupo escolar, la solución está… afuera.  Fuera del aula, lejos de la vista de los demás.  Afuera, en privado, las partes en conflicto pueden encontrarse frente a frente, y “echarse en cara”: su dolor, sus quejas, su desacuerdo, etc.  Si son pequeños o tienen poco “entrenamiento” en “autodefensa”, la presencia del adulto es importante.  Con el tiempo, será un gran paso adelante el que puedan interactuar solos: hacer sus reclamos al otro, escuchar su postura, encontrar un punto de acuerdo… y, lo más importante: pedirse perdón y perdonarse.

   Si se intentara encontrar un “culpable”, el “dedo acusador” obstaculiza la reconciliación, pues se levantan dos murallas: la del que acusa y la del que se defiende.  En cambio, cuando una de las partes logra hacerse responsable y reconocer haber dicho algo o realizado tal acción, provoca que bajen las murallas, tanto del mismo que hirió como del que fue herido.

   El siguiente paso es el perdón: pedirlo y recibirlo.  Dado que la mayoría de las veces ha habido una reacción de parte del “agraviado”, ya sea en palabras o en hechos, el acto de pedir, ofrecer y recibir el perdón es mutuo.

La solución está dentro
La solución está afuera

   ¿Cómo discernir si ha acontecido verdaderamente la reconciliación, el perdón?  No importa si se ha presenciado la escena de reencuentro o no.  El resultado estará a la vista de todos: Si reingresan al aula malhumorados, no ha habido perdón.  La solución está afuera… nuevamente.  Si vuelven a entrar con enojosa expresión, o simulando un “ya está todo bien”… La solución está afuera… otra vez.  A este punto, ya todo el mundo se ríe ante la escena.  El clima tenso comienza a disolverse.  El buen humor se contagia.  Hasta los mismos que deben acatar la directiva de irse sienten que es casi ridículo lo que está sucediendo, les parece gracioso, y naturalmente se desdramatiza la situación vivida previamente.  Cuando las partes en conflicto logran mirarse a la cara y sonreír o reír… ya está.  La solución está adentro: el corazón ya no duele.  Está alegre.  Listo para aprender.

Estar en Paz con uno mismo

Reflexiono: ¿Soy capaz de decirme a mí mismo “me amo”? 

Tarea: Frente a un espejo: me digo a mí mismo: “me amo”. ¿Qué sensación me causa? Reflexiono sobre ello. Luego, me lo repito muchas veces durante el día, para recordarme la intención a amarme.

Del Libro Pedagogía de la Alegría, de Alejandra Lucía Rotf