26/10/15

La alegría eleva la conciencia



















Micaela Nalá ("Sol" en lengua Qom)

La Alegría siempre es un Sol que nos eleva la conciencia, no importa las emociones que estemos experimentando. 

Recurrir a la Alegría a través de los niños nos sana las heridas emocionales.


También podemos hacerlo escuchando o viendo a ciertos humoristas que, sin ofender ni menospreciar a nadie, generan sonrisas y risas, ya que son expertos conocedores de la naturaleza humana.  Nos ayudan a reirnos de nosotros mismos, alejándonos del orgullo del ego.

Charla: ¿Cómo dejar ir el miedo?



Charla: ¿Cómo dejar ir el miedo?

Facilitadora: Alejandra Lucía Rotf, Docente y Autora del Libro Pedagogía de la Alegría

Miércoles 28/10/15  - 19 hs.
Lugar: Escuela 266 /Nocturna N° 10  (12 de octubre 1251-Bariloche)

Aclaraciones sobre la temática:

En esta Charla-Taller, a los que invito a todos aquellos que quieran trabajar consigo mismos, nos enfocaremos especialmente en la emoción del miedo y cómo salir de ella.

Tomamos por base el Mapa de la Conciencia desarrollado por el Dr. David Hawkins, psiquiatra estadounidense y Maestro espiritual: Ciencia y Espiritualidad unidas para mostrarnos un camino sencillo y asequible a todos.

Las emociones o sentimientos negativos tienden a aplastar nuestro estado de ánimo, bajan nuestra frecuencia cerebral y empeoran nuestras relaciones con los demás.

Mientras que los sentimientos propiamente dichos, los de tono positivo, nos elevan el alma, suben nuestra frecuencia cerebral y mejoran nuestras relaciones con los demás.

Participación libre y gratuita.

 54 (9) 294 (15)4 257160

¡Hasta cualquier momento!
Que tengas un hermoso día.
Alejandra Lucía Rotf


Mis Canales de Comunicación:
Facebook: Alejandra Lucía Rotf
Facebook del Libro: “Pedagogía de la Alegría – Libro 2010”

5/10/15

Taller sobre Emociones y Sentimientos en las Relaciones


Talleres sobre Relaciones   -    Octubre 2015 en Bariloche

Destinatario: Todo aquel que quiera trabajar consigo mismo

Para que agendes y te inscribas:
Jueves 15/10/15:      Escuela 187 – 18:30 hs
Miércoles 21/10/15:   Escuela 16  – 18 hs.
Miércoles 28/10/15:   Escuela 266 – 19 hs.

Aclaraciones sobre la temática:

En cada Taller se trabajarán diferentes emociones y sentimientos.
Las emociones o sentimientos negativos tienden a aplastar nuestro estado de ánimo, bajan nuestra frecuencia cerebral y empeoran nuestras relaciones con los demás.

Mientras que los sentimientos propiamente dichos, los de tono positivo, nos elevan el alma, suben nuestra frecuencia cerebral y mejoran nuestras relaciones con los demás.

El punto crucial es cómo abandonar las emociones, cómo dejarlas ir.

En estos Talleres, a los que invito a todo aquel que quiera trabajar consigo mismo, tomamos por base el mapa de la conciencia desarrollado por el Dr. David Hawkins, psiquiatra estadounidense y Maestro espiritual: Ciencia y Espiritualidad unidas para mostrarnos un camino sencillo y asequible a todos.

Los Talleres son libres y gratuitos, aunque requieren inscripción previa.  Por favor, si te inscribes, sé responsable por tu palabra empeñada.

Coordina: Alejandra Lucía Rotf, Autora del Libro Pedagogía de la Alegría

Participación: Libre, Gratuita y Con Inscripción previa

Contacto: pedagogiadelaalegria@gmail.com / 54 (9) 294 (15)4 257160 / Facebook
Si te inscribes, por favor, sé responsable por tu palabra empeñada.


3/10/15

Cambiando la manera de mirar

Cambiando la manera de mirar

“Cada niño tiene recursos interiores complementarios
 que por diversas razones están bloqueados.
 El objetivo de la enseñanza
 tiene que conducir al desarrollo máximo
de las capacidades del niño
 a través de su revelación
y a la posibilidad de superar bloqueos
que limitan sus recursos interiores.”

Oleg Tcherne
“La enseñanza primaria como camino hacia el autodesarrollo”


“Cuando cambias tu manera de mirar las cosas,
 las cosas que miras cambian.”

Wayne Dyer
“El poder de la intención”.


   ¿Te has preguntado para qué has venido a este mundo, a qué se debe tu existencia en este universo?
   ¿Has descubierto qué objetivo tiene tu vida?

   ¿Tenés plena consciencia del camino que querés transitar?  ¿Lo estás transitando?

   Es decir: ¿Sos feliz con lo que sos y hacés?


   Si no es así… ¿qué te lo impide?

   ¿Qué trabas advertís en los acontecimientos y en las personas que te rodean?
   ¿Qué obstáculos hallás en tu fuero íntimo para ser plenamente?


   Tal como te pasa, les pasa a los niños.  Todos y cada uno de aquellos que han sido confiados por un tiempo a tu custodia y guía, tienen “recursos interiores que por diversas razones están bloqueados”.


   Sin embargo, vos, los niños y yo, disfrutamos extasiados de la existencia, presente o pretérita, de encumbrados exponentes de la belleza y de la sabiduría, de la ciencia y de la magnanimidad, de la espiritualidad y de la libertad, como asimismo de sus obras, sus verdades legadas a la humanidad.  Si buceamos en sus biografías, hallaremos que muchos fueron eminentemente felices, si bien su pasar por este mundo no estuvo exento de “inclemencias climáticas”.  ¿Cómo es que ellos accedieron a esa vigorosa fuente de realización personal?   ¿Cuál es su secreto?

   El primer portal es el acceso al conocimiento de uno mismo: Dentro de nuestro cuerpo, de nuestra mente y de nuestro espíritu, están las respuestas más perseguidas: ¿Quién soy?  ¿Para qué estoy?


   El segundo portal es la aceptación de uno mismo: El propio cuerpo, las propias capacidades, la propia historia personal y familiar.


   El tercer portal es la conciencia: Ser consciente del propio cuerpo, ser consciente de las emociones que se experimentan y de los sentimientos que te elevan, ser consciente de los pensamientos, de los recuerdos, de los prejuicios y de los bloqueos.  Con el arribo de la consciencia, muchos bloqueos, sino todos, se disuelven.



   El cuarto portal es el autodesarrollo de las capacidades que empiezan a revelarse y liberarse de antiguas ataduras que limitaban los recursos interiores.


    Y todo esto comienza con un pequeño paso.  Hace algunos años tuve un sueño muy particular.  Soñé con Jiddu Krishnamurti, cuya obra estaba leyendo en aquel tiempo con fruición.  Fue algo así: Él venía en un auto antiguo color negro y abría la puerta para que yo subiera, mientras me decía: “Cuando des un solo paso, estarás completamente del otro lado.”  Me pareció que al poner un pie dentro del automóvil para ingresar en él, repentinamente me encontraba del otro lado de una muralla de piedra, y él, parado a mi lado, miraba un vasto paisaje. 



   Durante muchos años creí entender aquel sueño, pero sólo a nivel teórico.  Hoy puedo comprenderlo factualmente: el primer y pequeño paso que hay que dar es: mirar de otro modo.  Así de simple: elegir una manera diferente de verse a uno mismo, una manera diversa de observar las cosas, un modo distinto de mirar a las personas.

   En la recopilación de “Cartas a las Escuelas”, encontramos una valiosa pregunta hecha a Jiddu Krishnamurti:

      - “¿Cuál considera usted que es una de las cosas más importantes en la vida? (…)

 K: - Tal vez sea éste el arte de vivir. (…)
         Los recuerdos no tienen cabida en el arte de vivir.  La relación es el arte de vivir.   Si hay recuerdos en la relación, eso no es relación.  La relación es entre seres humanos, no entre sus recuerdos.  Son éstos los que dividen, y así es como hay contienda, oposición entre el tú y el yo.   En consecuencia, el pensamiento –que es recuerdo- no tiene cabida alguna en la relación.  Este es el arte de vivir.  (…)
   El arte de vivir puede nacer solamente cuando el pensamiento no contamina el amor.
  ¿Puede el maestro en las escuelas estar totalmente dedicado a este arte?”

                            Jiddu Krishnamurti, Cartas a las escuelas I, Edit. Kier, Bs.As., 1996

   Mirar al alumno o a sus padres o a un colega, o a uno mismo, con la mirada llena de pensamientos negativos provenientes de pasadas experiencias, condiciona nuestra actitud hacia el objeto de nuestra observación, de modo que no establecemos relaciones con los otros, pues nuestros recuerdos contaminan nuestra actitud.  Si el “objeto” somos nosotros mismos, tal vez terminemos diciendo: “¡No puedo!  ¡Siempre fui así!”  Si el “objeto” observado es el alumno que arrancó el llanto de una compañera al insultarla , y esas lágrimas, a su vez, nos llenaron de rabia, es probable que lo etiquetemos como “maleducado” o “alumno de mala conducta”.

“Cuando cambias tu manera de mirar las cosas,

 las cosas que miras cambian.”



   Existe una posibilidad de cambio, en un instante: mirar al otro como si fuera la primera vez, o verlo a los ojos como si fuera la persona que más amamos, o pensar que hoy es diferente e imaginarlo feliz.  Lo que estoy diciendo es algo muy serio y profundo: una nueva actitud de nuestra parte hará factible un nuevo abanico de probabilidades.

   Así, después de un par de semanas de padecer todo tipo de contratiempos, chicos que se enfermaban, cosas que se “perdían” en el aula, peleas, padres enojados, y todo ese tipo de menudencias que nos suelen acaecer a veces, como lo que llamamos “mala racha”, decidí probar eso de cambiar mi manera de mirar las cosas.  Comencé a construir mi nuevo patrón de probabilidades, mientras me dirigía en la bici hacia la escuela, pensando repetidamente y con alegría:  “Hoy, todos los chicos están felices”.  Mágicamente, ese día, todos estaban contentos y sin problemas… excepto que apareció un papá con quien las “interconexiones” fallaban.  Entonces, al día siguiente, cantaba: “Hoy todos los chicos están felices y sus padres también.”   ¡Maravilloso!  Es claro: no sólo cambiaba mi manera de “mirar”; mi postura también cambiaba, pues esperaba encontrar gente feliz.  Aunque… me encontré con alguna que otra maestra un tanto acongojada.  Entonces, volvía a comenzar.

“El observador
condiciona y modifica
 lo observado.”

   “La teoría cuántica ha demolido los conceptos clásicos de los objetos sólidos y de las leyes estrictamente determinantes de la naturaleza.  A nivel subatómico, los objetos materiales sólidos de la física clásica se disuelven en patrones de probabilidades semejantes a la onda, y estos patrones, al final, no representan probabilidades de cosas, sino más bien probabilidades de interconexiones.”  (Fritjoff Capra, “El Tao de la Física”, pág. 83).

   Por tanto, si tomamos conciencia de que no somos “objetivos”, sino que influimos en los demás y en nosotros mismos, creando campos de probabilidades, entonces poseemos la capacidad intrínseca de cambiarnos, y además, de colaborar con la limpieza de impedimentos que bloquean los recursos internos de nuestros estudiantes.

   “En la física atómica, el científico no puede jugar el papel de un observador imparcial objetivo, sino que se ve envuelto, inmerso en el mundo que él observa hasta el punto en que influencia las propiedades de los objetos observados.  John Wheeler considera este enredo del observador como la característica más destacable de la teoría cuántica y por tanto ha sugerido reemplazar  la palabra “observador” por la de “partícipe”.”  (Fritjof Capra, “El Tao de la Física”, pág. 158-159).

   ¿No te parece una idea feliz el ser “partícipe” en “conducir a tus alumnos al desarrollo máximo de sus capacidades a través de su revelación”?

Alejandra Lucía Rotf
Del Libro: "Pedagogía de la Alegría", capít. 12



¿Quéres saber cómo tener el Libro Pedagogía de la Alegría? 
  Visitá este link:




.