24/7/15

La expectativa, alteración emocional

La espera te pone en una situación sin relax, porque uno “espera” que pase algo.  Y en la espera del futuro (mediato o inmediato), rara vez se vive en la situación presente con plenitud.  La mente va hacia el futuro una y otra vez, sin descanso, apurada por el porvenir, deseando que llegue de una vez; o frustrada por algún suceso pasado, temiendo lo porvenir como consecuencia de ello; o por el motivo que sea (podrías tú poner miles de ejemplos).  Incapaz de estar en el presente, no se siente lo que es ni lo que está sucediendo alrededor o en lo interior, no se disfruta el vivir.

Pero aún peor es la expectativa.  La expectativa es una sensación incómoda de por sí.  Porque a la “espera” se suma el deseo de que algo efectivamente suceda, con el consiguiente temor a que no llegara a suceder, lo cual implicaría una posible frustración.  Un encadenamiento de emociones sobre algo que aún no ha acaecido.
El Dr. Yang Ywing-Ming dice en su libro “La Raíz del Chi Kung chino” que “la expectativa es la peor alteración emocional”.  Y agrega:

“Lo que vaya a ocurrir, ocurrirá.
Lo que no vaya a ocurrir, no ocurrirá.”

Y aquí tenemos una clave para escapar a la espera y a la expectativa, con todo su cúmulo de ansiedades y emociones. 
Memorizamos y repetimos sin cesar (de modo que lo guardemos en el “disco rígido” de nuestra cabeza) la sencilla frase:

“Lo que vaya a ocurrir, ocurrirá.
Lo que no vaya a ocurrir, no ocurrirá.”

Es un mecanismo automático en nuestra mente la recurrencia a aquello que hemos hecho o aprendido por repetición (como hablar, escribir, conducir…).  Cuando se presente una situación en la que esté envuelto el “drama” de la expectativa, nuestra mente recurrirá automáticamente a su “antivirus”: la frase que nos calmará en ese momento, y que por repeticiones conscientes la habíamos grabado en el subconsciente.
En medio de la espera, vuelves a repetir, una y otra vez:

“Lo que vaya a ocurrir, ocurrirá.
Lo que no vaya a ocurrir, no ocurrirá.”

Y te ocupas de lo que te tengas que ocupar en el momento presente.  La mente se despeja.  Las emociones no se disparan.  Una sensación de calma e incluso paz nos invade.

Lo curioso que suele suceder (como me acaba de pasar a mí mientras escribía este texto) es que en el momento en que “liberas” la expectativa, y “dejas ir” el futuro, verdaderamente… el futuro llega en forma de respuesta inmediata a tu inquietud, liberándote aún más.
Es una experiencia exquisita. Pruébala. 

¿Te gustó este post?
Compártelo con tus amigos.
Recomienda “Pedagogía de la Alegría” a través de Facebook, Twitter, Google+ o Pinterest para que tus amigos también se beneficien con buenas lecturas.

¡¡GRACIAS!!
Alejandra Lucía Rotf

23/7/15

La Música en educación trae un cambio positivo

   La música para la educación y para un cambio positivo, así como para salvaguardar la herencia cultural, son una realidad creada por "Playing for Change". 

    Es parte de mi sueño como educadora (plasmado en mi libro Pedagogía de la Alegría), hecho realidad por otros miembros de este mismo cuerpo que somos toda la humanidad.  

   Aicha comenta:

"somos todos como una familia...
conversamos juntos, 
cantamos juntos,
 danzamos juntos
y hacemos todo juntos.
Estamos unidos
y eso me encanta"

El modelo de humanidad gestándose en las entrañas de Ghana, Africa

Hagamos lo mismo en todas partes del mundo
Alejandra Lucía Rotf

17/7/15

Nevada en Bariloche

Soy Alejandra Lucía Rotf.  Vivo en Bariloche -Argentina-

y hoy comparto mi alegría con quien la quiera disfrutar,

tan sólo por vibrar en la misma frecuencia.






Escribí este Libro "Pedagogía de la Alegría"

Puedes adquirir el e-book escribiendo a:

pedagogiadelaalegria@gmail.com 


Y también al mismo mail, si quieres comunicarte, compartir o consultarme algo.

Afectuosamente
Aleandra Lucía Rotf

6/7/15

Hablarme en forma positiva

Hablarme a mí misma en forma positiva es un alimento mental.
Así como el cuerpo requiere alimentos “frescos” para mantenerse saludable, la mente también requiere alimentos “frescos”.
Las afirmaciones positivas son alimento mental.


Si no cuidas el jardín de tu mente con ideas “perfumadas”, crecerán malezas.  Pues si uno no ha alcanzado el estado del vacío iluminado en el que no hay pensamientos, la mente requiere normalmente ser llenada con algo.  Es un recipiente, un vaso que busca llenarse.  Si no pones algo positivo allí, el flujo de pensamientos generará en ella un llenado con pensamientos negativos.

Lee buenos libros.  Mira videos que te hagan sentir positiva/o.  Crea tus propias frases para repetir constantemente durante el día.

Si consideras que esto puede beneficiarte, dale un Me Gusta y compártelo.

Hazme saber cuál es tu afirmación positiva para el día de hoy. 

Suscríbete a mi Blog de Pedagogía de la Alegría para recibir alimentos frescos para tu mente.

Que tengas un bello día.

Alejandra Lucía Rotf
Autora del Libro Pedagogía de la Alegría